Bienvenidos al Blog de www.kukasworld.com
La Tienda favorita de Ropa y Accesorios para Perritos con Personalidad.

Sexualidad y Reproducción Canina

1 jul. 2009

Hoy quiero hablarte de uno de los temas que generan más mitos erróneos respecto al perro: la "sexualidad canina".

"Los perros que son vírgenes se alteran", "las perras que no han tenido cría se enferman", "los perros que viven en las grandes urbes y que nunca han tenido relaciones sexuales son desgraciados por esa abstinencia" ... estos son algunos de los equivocados mitos sobre la mal llamada "sexualidad canina".

Porque los perros no tienen sexualidad: tienen reproducción sexual, y es muy importante establecer esa diferencia.

Cuando abordamos el tema sexual canino se suele confundir con la sexualidad humana, pero ambas son completamente distintas.

En el caso de los perros la sexualidad se limita a la reproducción. Y para asegurar que la siguiente generación sea potencialmente apta, sólo el líder de la manada reproduce, por ser el más apto en cuanto a su equilibrio, su capacidad de vivir en sociedad, de organizar un grupo, de guiar cacerías exitosamente.

Quienes no tienen esas aptitudes nunca llegan a ser alfa de una manada y por lo tanto no reproducen. Y como no reproducen, tampoco tienen actividad sexual.

Existe un mecanismo que inhibe la maduración sexual de los jóvenes tanto machos como hembras, y es el proceso de jerarquizaciones permanentes a los que están sometidos casi todo el tiempo, pero que se recrudece en la época en que la loba alfa se encuentra en celo, una vez al año.

Esto hace que no entren en celo las lobas jóvenes y que no sientan apetitos sexuales incontrolables los machos jóvenes.

Este periodo es de extrema agresividad y esa agresividad mantiene a raya las hormonas de los subalternos, aún cuando las feromonas de la loba alfa y el lobo alfa se encuentran diseminadas por todo el lugar en tierra y aire.

Pero esa jerarquización tan incrementada y agresiva, a la vez que inhibe las hormonas a pesar de ese ambiente de incitación, también rompe el equilibrio de colaboración de la manada. Por suerte se trata de un periodo corto que se produce una vez al año.

Cuando algún lobo o loba joven alcanza un nivel hormonal elevado a pesar de las constantes jerarquizaciones, entonces pueden pasar dos cosas: o se va de la manada y forma su propia familia, o la manada sucumbe al desatarse una verdadera guerra por el poder.

Porque entre los lobos, el derecho sexual implica obligatoriamente el derecho al poder.

¿Qué sucede entonces cuando nuestro perro no realiza nunca una monta?
Simplemente se mantiene como los lobos subalternos de las manadas. No reproduce porque no tiene la suficiente aptitud como para estar por encima del alfa.

En el caso de nuestros perritos, somos nosotros, los seres humanos quienes ocupamos en su mente la posición de "alfa". Por lo tanto tu mascota no sufre, ya que mientras su nivel hormonal permanezca en un nivel leve no sentirá deseos irrefrenables de reproducción, a menos que aparezcan feromonas de hembra en celo en el ambiente, en cuyo caso sólo se manifiesta incontrolable si no se incrementan los actos de jerarquización que inhiben sus hormonas.

Cuando tu perro realiza una monta reproductiva, su nivel hormonal aumenta, y al ser macho comenzará a padecer por la falta de poder.

Cuando sus hormonas estaban en un nivel bajo no sufría la falta de poder ya que para él era una situación natural, pero una vez sobrepasado ese nivel, el perro comenzará a desear ese espacio de poder, y ahora sí que sufrirá si no lo alcanza.

Cuando un perro reproduce, veremos incluso cambios físicos en él: aumentará su masa muscular y su volumen toráxico, y obviamente habrá un cambio en su carácter.

Este cambio de carácter puede ser desde leve, con solo alguna que otra demostración de disgusto con un gruñido en cierta oportunidad, hasta preocupante, con una competencia ya bien marcada con los dueños de casa.

Generalmente esto es perfectamente manejable si se sabe de perros, pero no siempre sucede así y no todos los perros son iguales, por lo que el riesgo de que el perro padezca cambios que no querríamos es un riesgo cierto.

La pregunta es ¿realmente vale la pena que realice esa monta reproductiva?

Hemos comprobado que no necesitan una vida sexual para su equilibrio psíquico como ocurriría en el caso de las personas, ya que la sexualidad humana tomó un camino distinto hace millones de años y ya está muy alejada de la sexualidad canina.

También hemos comprobado que entre los lobos, quien no desarrolla niveles hormonales elevados no busca el poder como parte de sus necesidades, y quien no reconoce el poder como una necesidad no padece de su falta.

Entonces lo lógico es que pongamos todo en la balanza. Conocemos las desventajas que tiene el hacer reproducir a nuestro perro, sabemos que no hay inconvenientes en que viva una vida en la virginidad, ahora analizamos si vale la pena esa reproducción.

¿Necesitamos una nueva generación como nuestro perro porque queremos perpetuar características que no tiene otro perro?.
¿Es la hembra elegida la que nos garantiza una buena progenie? ¿O sólo queremos que nuestro perro tenga una relación sexual con una perra sin importar si la perra dará buenas características?

No prolonguemos en el perro nuestras necesidades. El que nuestro perro no tenga nunca una relación sexual no supone ningún problema para el equilibrio de su psiquis.

En todo caso siempre será un perrito que ocupe el lugar de los subalternos en la manada, es decir, el lugar que le otorgamos en nuestra casa.

Recuerda que para tu perro, TÚ eres el líder, tú lo provees, tú decides. Somos los seres humanos quienes decidimos lo que es mejor para el grupo familiar, no dejamos en manos del perro las decisiones familiares, por lo que es un miembro más de la familia, pero nunca ocupará el lugar de jefe.

Claro que si tienes un perro que tiene determinadas características importantes, por físico, carácter o inteligencia, es normal que no quieras que mueran con él.

Puedes hacer que se reproduzca y será entonces cuando tengas que enfrentarte probablemente a cambios en su personalidad.

Pero el reproducir porque sí, o porque simplemente queremos que nuestro perro "debute"; es absurdo y es humanizar los sentimientos caninos.

A veces la gente no comprende a los criadores cuando se niegan a que uno de sus perros monte a una perra.

Pueden pensar "¿Pero qué le cuesta? Así el perro estaría más tranquilo y feliz ... es un castrador ... no lo deja vivir" O también pueden pensar "tiene un perro con pedigree y papeles, y cree que mi perra no es digna de él".

La realidad es que los buenos criadores sólo permiten la reproducción de los perros que realmente les interesa que tengan descendencia, porque son perros que cuentan con características superiores (tanto físicas como de temperamento).

Pero nunca los hacen reproducir porque sí y nada más.

Si ahora, conociendo todos estos datos, aún deseas que tu perrito tenga cría, debes tener en cuenta los análisis correspondientes, ya que también existen enfermedades venéreas en los perros así como en los humanos, y no podemos ponerles profilácticos.

Existen personas que con tal de que su perro "debute"; lo llevan a montar perras incluso de la calle, con lo que no sólo tienen los problemas que hemos comentado anteriormente y ningún beneficio, sino además exponen a su perro a serios riesgos de enfermedades venéreas.

Sin contar con que los pobrecillos cachorros correrán la peor de las suertes y su destino en el 95% de los casos será no encontrar nunca una familia que los adopte.

Por lo tanto, debes tener claro que, si a tu perro puede afectarle negativamente el tener relaciones sexuales reproductivas por las causas apuntadas, estará en tí evaluar si vale la pena o no hacerlo en función de lo que esperes de esas crías.



Si te ha gustado el post, suscríbete a nuestro blog.



KUKA´S WORLD - www.kukasworld.com

Enlázanos!

¡Gracias por Visitarnos!

Sassy Bookmarks byLatest Hack